Skip to content Skip to footer

Con mucha fe pedimos a la Virgen de Torreciudad y a Don Alvaro que la criatura que esperamos cumpla los designios de Dios, que viva y sea un buen cristiano. Acudimos con el corazón porque debemos permanecer en reposo. Deo Gratias!