Skip to content Skip to footer

«No tengáis Miedo» dijo Juan Pablo II, el grande. Nos ha dejado la persona más querida en la tierra, pero ahora nos vigilará desde el cielo junto con todos los santos y beatos que el mismo canonizó y beatificó. Tenemos que abrir los ojos a Cristo y pedirle ayuda para que el próximo Papa sea, como mínimo, tan buen pastor como lo fue Juan Pablo II.