Skip to content Skip to footer

Mi familia y yo somos afortunados: Tenemos la oportunidad de ejercer el cumplimiento de cierta obligación que, a la vez, constituye la oportunidad de permanecer unidos. Gracias, pues, por esta oportunidad. Te pido de corazón que todos lo veamos siempre así.