Skip to content Skip to footer

Fue magnifico poder estar ayer, Sábado Santo, en ese lugar tan querido por San Josemaria, compartiendo con la Madre esa alegría y esperanza de la Resurrección, rodeado de tanta gente que te quiere y que en ti ve su camino. Te pido que me ayudes a desechar las cosas que detienen el mío y que junto a la Santísima Virgen hagáis que cada día procure ser mejor.