Skip to content Skip to footer

Hola virgencita,
Se me cae la cara de vergüenza al acudir hoy otra vez a ti… sólo cuando necesito ayuda. Ayúdame a superar esta crisis personal y espiritual. Ayúdame a tener la gratitud del hijo pródigo, a tener el desprendimiento del que sólo tiene por asidero a tu Hijo.