Skip to content Skip to footer

Hola madrecita: te vi el dia de las familias, 4 de septiembre, y te prometí mi conversión. Te agradezco la fortaleza para seguir adelante, ahora te pido que me ayudes a no decir al Señor no en lo que me haga ver, ya sabes que te falle una vez, ayudame a no volverlo hacer, que sepa ser generosa y fuerte y que sepa corresponder, lo dejo en tus manos. Te quiero Virgencita y te doy gracias por todo, me pongo en tus manos y a tu voluntad.