Skip to content Skip to footer

Concédeme Dios mío la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar lo que cambiar se pueda y la sabiduría para discernir la diferencia.
Señor mío y Dios mío… Tu voluntad y no la mía.