Skip to content Skip to footer

Madre, hoy te doy las gracias por aquello que me concediste. Al principio no me di cuenta pero ahora sé que lo que ha pasado ha sido gracias a tí. Te pedía consejo sobre mi futuro profesional y personal. Sabes lo mal que lo estaba pasando. Ahora mi vida es muy distinta y solo hace 3 meses que fui. Gracias por interceded por mí, porque han pasado muchas cosas, ¡milagros!. Sigue siendo duro, pero te tengo a mi lado. Sigue dándome aliento desde allí, fuerzas, porque sabes que las necesito no sé si más que nunca… no sé Madre… dame lo que tu quieras que estará bien. Cuando acabe el Master prometo volver. En Junio estaré allí de nuevo. Te quiero Madre. Gracias.