Skip to content Skip to footer

Madre, señora! Te pido por su conversión, ¡qué se confiese! Te pido a ayuda porque ya tienes experiencia en sacarle confesiones al señor. Su última vez fue gracias a ti. Muchas gracias, madre, también te pido que sigas como hasta ahora cuidándome tanto. Gracias, un beso muy fuerte, te quiero.