Skip to content Skip to footer

Querida Madre:
Te has llevado a nuestra Encarna al cielo muy cerca de tu gran fiesta del 15 de agosto. La queríamos y nos la llevaste, protesto. Pero gracias Madre, estaba preparada, se fue cuando debía, con todo hecho. Te quería mucho, formaba parte del Patronato y sus últimos pensamientos eran que estaba en Torreciudad. Ahora está ahí contigo para siempre. Gracias Madre. Ayúdanos y tráenos otras 500 como Encarna. Gracias Marisa