Skip to content Skip to footer

Madre mía, te encomiendo una gran intención, pues bien se que a pesar de la gran distancia que hay entre tu hermoso santuario de torreciudad y mi ciudad… de tu corazón al mí no hay ni medio paso. Aun así hay veces que necesito que estés más cerca de mi, porque yo sola con esta misión no puedo. Cuidame, sobre todo para que sea fiel, muy fiel, a tu Hijo, que es lo único que quiero que me mueva en este mundo.