Skip to content Skip to footer

Dios me concedio estar ahí en ese lugar santo y maravilloso hace tres años. Para mi fue un sueño, como asomarme al cielo. Entonces encomendé a la santísima Virgen una intencion y mi Madre en su infinita bondad me escuchó. ahora imploro su ayuda para mi hijo G. y confio en su intercesión ante Dios nuestro Señor. Gracias Virgen santa por haberme permitido estar en tu santuario y haberme escuchado. Confío en ti Madre mía. Tú sabes mi dolor .