Skip to content Skip to footer

En Septiembre de 2003 estuve en Torreciudad, cuando las ordenaciones sacerdotales. Fue estupendo, un lugar ideal para rezar. Me fui con muchas ganas de volver y esta Semana Santa he estado allí de nuevo. Le quiero dar las gracias a la Virgen por haberme dado la oportunidad de volver a subir a Torreciudad. Me quedo con la esperanza de volver a subir pronto.