Skip to content Skip to footer

Ya hace 17 años que fui por primera vez a Torreciudad y he vuelto muchas veces. La última, hace ya demasiado tiempo, fui con un amigo en viaje relámpago desde Madrid. Este amigo se quedó maravillado, sobretodo de que el mismo rector del santuario nos atendiese personalmente. Su comentario fue: «aquí se ve que se ama a la Virgen».

Yo puse, desde aquella primera vez, muchas intenciones ante la Virgen, y todas me las ha concedido. Hoy soy sacerdote y le sigo pidiendo a la Virgen de Torreciudad por mis padres.