Skip to content Skip to footer

Estuve en Torreciudad en diciembre del año pasado. Admiré toda su obra arquitectónica y sobre el cuidado del detalle y atención personalizada que tuvimos.

En este momento, a tí, Nuestra Señora de Torreciudad, Salud de los enfermos, pido con humildad que intercedas ante nuestro Señor por la salud de mi padre quien padece de un súbito trastorno cardíaco. Dale fuerzas espirituales a mi madre y hermanos para que juntos, en permanente oración contigo, vivamos como hijos de Dios, alegres, serenos y con fe en la sabia Voluntad de Nuestro Señor.

Gracias por permitirme ser tu hijo, pérdoname porque no te trato como un hijo cariñoso pero sí confío totalmente en tí. Gracias por escuchar mi súplica.