Skip to content Skip to footer

Me encantó Torreciudad, es un lugar muy acojedor y bellísimo.

Toda la gente que pide por la paz en el mundo, me parece que primero tiene que tener paz interior y luego paz hacia el prójimo, hacia las personas más cercana. Si conseguimos eso entonces no será tan difícil conseguir la paz en el mundo con esfuerzo y empeño.