Skip to content Skip to footer

Lo recuerdo, todavía, aquella experiencia inolvidable, cuando me acerqué a la Virgen y me susurró aquellas palabras de amor y compasión… desde entonces, cada año, hago la peregrinación a pie desde mi pueblo, allá en Extremadura.