Skip to content Skip to footer

Madre, te visité el diciembre pasado. Por favor, acuérdate de mí que soy un pecador que necesita mucho de tí. No me dejes de proteger y ayúdame a vivir como un verdadero cristiano en el mundo.