Skip to content Skip to footer

Conozco Torreciudad desde antes de que estuviera acabada. Lugar de oración y expiación como ningún otro. Desde Barcelona vengo con frecuencia con mi esposa y con mi hijo, pues aquí nos encontramos con la Virgen, que nunca nos ha dejado ni nunca nos dejará.

Este sábado, si Dios quiere, vendremos de Romería Familiar para dejar en las manos de Nuestra Madre todas nuestras inquietudes, necesidades y preocupaciones, pues ella, como buena Intercesora, sabrá hacerlo ANTES, MÁS Y MEJOR.

Gracias, Madre, por todo.