Skip to content Skip to footer

Siempre que visito a nuestra Madre en Torreciudad siento constantes impulsos de amor (su Amor y mi amor).
¡Gracias madre por mi vocación y por todos cuantos rezaron por mi… especialmente los sacerdotes!