Skip to content Skip to footer

La próxima semana iré, caminando, en peregrinación desde Monzón al Santuario con el convencimiento, el espíritu y la esperanza de quién, perdido en el desierto, ansía desesperadamente saciar su sed en el oasis soñado