Skip to content Skip to footer

El pasado día 24 de Abril, un grupo de 28 chicas fuimos a ver el Santuario,
gracias al rector, Don Javier, entendimos que era un sitio impresionante donde
ocurrían milagros y conversiones a todas horas, nos quedamos en la misa y
rezamos unos minutos, pusimos unas velas y fuimos a la hermita a rezar y a
cantar a la Virgen, dos días después a una compañera se le perdió el móvil, se
lo dejó a una para que jugara pero no lo encontraba, cuando nos metimos en la
furgoneta, rezamos con la estampa de San Josemaría para encontrar el móvil,
llamamos al teléfono, al principio nadie respondió, pero a la segunda, alguien
contestó, era una compañera que iba en otra furgoneta, pero que iba con
nosotras, a otra amiga le ocurrió algo parecido se le perdieron dos pulseras de
oro en la playa, y después de rezar a San Josemaría las encontró.