Skip to content Skip to footer

Madre mía, de nuevo me dirijo a Vos, para pediros que intercedáis por el padre de un amigo, al que el Señor ha llamado para si. Pero además de pediros por él, también os pido por su hijo, mi amigo, que este momento de dolor sea ocasión para acercarse a tu Hijo, y a tí Madre, y que en su boda ya próxima, se acerque a los sacramentos, para comenzar esa aventura de la vocación matrimonial junto a tu Padre, Hijo y Esposo, tanto él como ella. Que sepa descubrir en estos momentos la dulce voluntad del Señor y tu rostro amamble de Madre. Espero ir en verano a tus pies, y escribir en el libro de vistas de allí lo que sí he cambiado respecto a la última anotación. Madre, intercede para que llevemos, mi mujer y yo, a algunos amigos en ese viaje y reciban el adorable sacramento del perdón. Gracias anticipadas de tu hijo Roberto.