Skip to content Skip to footer

Tuve la ocasión de visitar Torreciudad en 1995. Me maravilló el ambiente de familia, y el recogimiento en el templo.
Que suerte, ver tantos confesionarios, que facilitaban el sacramento de la penitencia.