Skip to content Skip to footer

En 1992 con ocasión de la beatificación del fundador del Opus Dei tuve la oportunidad de ir a España y conocer el Santuario de Torreciudad. Cuando Dios me pide algo difícil, cierro los ojos y veo todo aquello y me da mucha paz y una alegría profunda.