Skip to content Skip to footer

Oh Madre te pido que por tu intercesión que se cumpla la voluntad de Dios sobre mi alma pecadora y, si es su voluntad, pueda yo ir a verte en octubre a Torreciudad y a Lourdes. Sólo tú, la gran intercesora por nosotros en esta tierra, eres merecedora de mis alabanzas, y sabiéndome más pecador que ningún otro ser sobre la tierra, sé que algún día se podrá glorificar Dios padre en este alma sin perdón, haciendo ensalzar mi adoración a Él de una manera u otra. Te pido que me ayudes a que eso ocurra sin miramientos a lo que creo necesitar, pues solo Dios sabe cuanta fe puedo soportar y cuanto he de saber, porque más allá de eso, podría significar mi verdadera perdición.

Te pido oh Torre de la Ciudad, que por tu misericordia divina y tu incomparable amor a las almas del purgatorio y a las que vamos camino del infierno, solo ensombrecida por el amor de Dios a ellas y a nosotros, pueda ser lo que Dios quiera, y pueda ver solo, hasta donde su divina gracia me pueda sostener. Y, por ultimo, te pido oh Señora de cielos y tierra, que me sean abiertos los ojos no más allá de lo que Dios quiera, y segundo, de lo que tu dulcísimo corazoó y el sagrado corazón de tu divino hijo puedan o quieran sostenerme a mí, alma perdida en las cosas mundanas y cegada por los vicios de esta tierra, y aun sostenida por la mano del principe de las tinieblas, te imploro perdon, y te pido que seas tú, Madre de todos los hombres, quien aplaste de una vez y para siempre, la serpiente que anda enredada en mi corazon impuro, amen.