Skip to content Skip to footer

Madre, se que has estado en Jaén y aun no he podido ir a verte, te prometo que en cuanto termine selectividad voy al obispado y te hago una visita. Ahora vengo a pedirte que mi hermano y sus amigos aprueben la oposicion, que este año entren todos en el ejercito como oficiales para servir a España. Y tambien te pido por mi selectividad, que la apruebe y consiga nota para hacer la carrera que de verdad me vaya a gustar. Madre, no me desampares y no desprecies mis suplicas, antes bien acogedlas.