Skip to content Skip to footer

Madre mía: hace tiempo te pedí que me salvases y hoy vengo a darte gracias porque, una vez más, has sido y eres, la Madre buena que necesito. Y como siempre estamos necesitados, te pido, de modo especial, por mi niño, que es tu niño, que es su niño. ¡Gracias!