Skip to content Skip to footer

Virgen María, ¡¡Madre!! Ayúdame por favor. Mi corazón está destrozado. No puedo más. Si hay alguna forma de que esto pase pronto que así sea. No te olvides nunca de mí, Madre. Ayúdame, sana mi corazón apaleado.