Skip to content Skip to footer

Madre, tanto tiempo… y sin embargo no te olvido. Sé que he dejado todo un poco descuidado, pero ahí has estado tú, agarrando mi mano, sin dejarme caer del todo… Te quiero mucho Madre, tú sabes bien que necesito ver un resquicio de esperanza. Virgencita, que estos 15 días que vienen sean maravillosos, sabes que voy a preparar mi alma para que todo, si Dios quiere, salga perfecto. Por esa persona tan importante, por ellas, por mi padre, por mi familia, que tanto te necesita… Madre, te quiero mucho y espero verte pronto. Que, ya juntos, te veamos muy pronto… muchas gracias.