Skip to content Skip to footer

Gracias Torre de la Ciudad y guía de nuestras vidas por rogar a Dios para que salga de esto, y gracias por decirle que me deje ir en octubre. Te pido que sigas rogando por nosotros aquí en la tierra, para que algún día lleguemos a estar contigo glorificándole.