Skip to content Skip to footer

Madre: EL año pasado vine a visitarte por primera vez y quedé maravillada de toda la hermosura del Santuario. No te pedí nada porque entonces no necesitaba de tus favores, pero ahora me atrevo a pedirte que por tu intercesión pueda a vernir a nosotros trabajo, que con esto se soluciona todo. Prometo volver pronto a visitarte,