Skip to content Skip to footer

Madre mía, ayúdame a la hora del parto, que sea de día y podamos colocar bien a los hijos. Que Fátima esté sana y que sea buena. Madre mía, no se ha vendido el piso. ¡Tú sabes más¡ Anima a Jaime a ponerlo de nuevo en venta, y que se venda para poder ir cerca de los colegios.