Skip to content Skip to footer

Madre mía, te ofrezco mis sufrimientos por el Papa, que le des fuerzas y que le saques sano y salvo de donde está. Ayúdanos, Madre de Bondad, no nos abandones ahora que te necesitamos. Iremos a agradecértelo a tu santuario con la familia. Gracias, Madre mía.