Skip to content Skip to footer

Virgen Santísima, Madre de Dios y Madre nuestra, necesito que me ayudes urgentemente con el grave problema personal que tengo. En cuanto pueda solucionar esos problemas vendré a rezarte una romería. Por favor, escucha mis oraciones. ¡Gracias por todo!