Skip to content Skip to footer

Madre mía: Ayúdame con mi hermano. Y, sobre todo, ayúdale a él. Es muy duro verle así. Gracias, Madre, por tus desvelos: Eres maravillosa. Te quiero.