Skip to content Skip to footer

Madre… Ayúdame a salir de esta «noche oscura», sabes que tu hijo Cristo sintio miedo y angustia. Recuerda cuando te pedí que me ayudaras junto a la presa… Te necesito y te quiero. Recuerdo todo le que ha dicho S. Josemaría… «sirve a tu Dios con rectitud…». Sé que la fe es un don… Ayúdame, déjame coger como un niño tu mano amorosa. Te quiero, Madre.