Skip to content Skip to footer

Hola virgencita, tú sabes lo que hay en mi corazón, te lo he contado tantas veces, y otras sin contártelo ya lo sabes…
Enséñame, llévame, guíanos.
Sabes, solo puedo decir PADRE, lloro tanto, tú lo sabes, déjame verte, por favor no me sueltes, no nos sueltes, tú sabes todo, mis esperanzas, mis sueños… Con todo mi amor, Rosa.