Skip to content Skip to footer

Feliz día, Madre mía.
Dulce Madre: vengo a suplicarte por mi niño, nuestro niño. No consientas que le hagan daño. Haz que se ponga solución a esta situación. Sé su Madre más que nunca. Él necesita una madre como tú. Gracias, Madre.