Skip to content Skip to footer

Quería pedirte perdón, Madre, por fallar tan a menudo. Lo único que me reconforta es que sabes leer mi corazón, eso me hace feliz, porque sabes que trato de que nada malo haya en él. Protégenos Madre, protégeme, siempre te he necesitado, y cada día más.
Gracias por tu misericordia.