Skip to content Skip to footer

Gracias por todo lo que me has dado. Te quiero mucho y sin ti nada vale. Gracias por esos tesoros que tengo en casa. Júntanos a todos en el Cielo, cuando llegue nuestra hora, y ayúdame a ser ejemplar padre y trabajador. Si me ayudas a amarte, lo conseguiré.