Skip to content Skip to footer

No sé ni cómo me digno a escribirte, pero si no te pido ayuda a Ti, ¿a quién acudiré? Sabes que me he alejado… ¡AYÚDAME!
Te pido por esa intención que Tú y yo sabemos… No me olvides Virgencita. Te quiero.