Skip to content Skip to footer

Santa siempre Virgen María, enséñanos a vivir los momentos de sufrimiento y dolor, como los viviste bajo la cruz, cuando nos acogiste como hijos a todos los hombres pecadores. Concédenos Fe y Esperanza, para así vivir en CARIDAD, como tú lo hiciste. Por último, Madre de todos los hombres, enséñanos a decir, AMEN, así como dar nuestra VOLUNTAD, a tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo. Consuela al que sufre, ilumina al errado y glorifica al humillado.