Skip to content Skip to footer

Virgencita, te echo de menos en mi vida. Perdóname por mi escasez de oración, sé que no es lo correcto, pero aunque no te merezco, Madre, te necesito y sabes que te amo. No me dejes sola. Ahora Madre te estoy necesitando muchísimo en mi vida, para que me ilumines y ayudes en los estudios. Te necesito en mi vida personal y profesional, ayúdame junto a Jesús a ser una buena maestra como lo fue Él. Ilumíname con luz celestial para que vea todo más claro. Por favor, Virgencita, que las palabras vengan a mi mente y las sepa combinar correctamente. Madre, una cosa más necesito de ti: cuando leo las oraciones que otra gente te dirige, me doy cuenta de lo necesitados que estamos todos tus hijos de ti, y se me encoge el corazón cuando imagino a esos hermanos tan desesperados, con la única esperanza de que les proporciones tu divina ayuda. Madre, tiéndeles la mano, ayúdales a levantarse, pídele a Dios que tenga misericordia de nosotros y que, junto a ti, escuche nuestras oraciones. Gracias, Madre, por todo lo que nos das y por el amor que en ti encontramos.