Skip to content Skip to footer

Madre mía, tú que eres la omnipotencia suplicante, logra que toda esta situación con Elías se convierta en un bien para él, que supere sus dificultades, que no sufra por la degradación de lo que le rodea. Soy una mamá con el corazón roto, tú lo sabes, ayúdalo.