Skip to content Skip to footer

Madre mía, ya ves que llevo unos días despistadilla… No me encuentro bien y estoy cansada y triste… Menos mal que te tengo para contarte todo, ayúdame… No es el mejor momento para pedirte un cambio de trabajo… Pero yo lo necesito o al menos necesito la fortaleza para seguir en éste… Gracias, Madre.