Skip to content Skip to footer

¡¡Madre mía!! Escucha mis oraciones diarias, dame esa mano que necesito, ayuda a mi niña que te necesita mucho, ayúdale a que vea las cosas y me escuche, y háblale tú también, a su corazón, para que te escuche a ti también, te quiero mucho. Ayúdala.