Skip to content Skip to footer

Madre, aquí estoy de nuevo. Ahora sí que necesito más ayuda. ¡Cógeme fuerte, no me dejes, Señora, he visto el principio pero que no haga nada si no es Su voluntad! Madre mía, la decisión está tomada, pero por favor, te suplico que si Dios no quiere eso, te encargues de tirarlo todo. Me fío de nuevo ¡OS QUIERO TANTO!Ya lo sabéis, ¿verdad? Pues os lo repito: ¡¡OS QUIERO TANTO!! Además, Madre, que nunca haga nada que me separe de vosotros. Muchísimas gracias.