Skip to content Skip to footer

Amada Madre: siento estar tan lejos de ti en estos momentos, pero te prometo que cuando vaya para Espana en el verano de 2010 iré a verte y a pasar el día contigo. ¡Cuánta alegría me da tu hijo San Josemaría, cuanto amor recibo de ti y cuanto te echo de menos.