Skip to content Skip to footer

Madre mía, te pido por ellas para que el año que viene sea lo que tú quieras, ya tú que sabes qué es lo mejor para todos. Ayúdame a mí a ser una persona que, aunque me cueste y sobre todo ahora, esté siempre contenta alegrando la vida a los demás y olvidándome de mí, saber ser una persona que dé un buen ejemplo al resto, pero sobre todo eso, ALEGRÍA y buena cara en los buenos y en los malos momentos. Gracias, Madre.